Los refranes condensan la sabiduría popular en frases gráficas y contundentes que pueden adaptarse a multitud de situaciones. Aplicarlos en los negocios puede ponernos en alerta de posibles problemas o deficiencias.

1-A quien madruga, Dios le ayuda. Seas o no creyente, este refrán te recuerda la importancia de gestionar bien tu tiempo, de trabajar duro y de adelantarte a los acontecimientos, siendo proactivo. Ya sabes que, «quien golpea primero, golpea dos veces».  

2-Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar. Es muy común ver cómo a nuestro alrededor empiezan a cerrar negocios, algunos incluso de nuestro mismo sector, y no nos damos por aludidos. Aunque creamos que nos va bien, hay que tener visión de futuro y vigilar nuestras previsiones, porque pronto puede tocarnos a nosotros.

 

 

3-Más vale pájaro en mano, que ciento volando.

A veces nos ponemos unas metas tan altas que son imposibles de alcanzar y eso es frustrante. En nuestro negocio, debemos establecer objetivos asumibles a corto plazo que nos vayan guiando hacia una meta final. Si no cuidamos lo que tenemos en pro de un objetivo tan grande que se nos escapa de las manos, podemos lamentarlo. Esto mismo lo recalca otro refrán popular, «Quien mucho abarca, poco aprieta».

 

4-En casa del herrero, cuchara de palo. El ser humano tiene tendencia a ver con claridad cristalina los fallos de los demás, pero no los suyos propios. En los negocios, es muy común subestimar a la competencia, lo que puede hacernos vivir en una realidad paralela, ajenos a nuestros propios problemas, deficiencias y amenazas.

5-A grandes males, grandes remedios. Cuando te encuentras mal o te duele algo, vas al médico para que te haga un chequeo y te diga qué te pasa y cómo solucionarlo. De la misma manera, si tu empresa enferma, debes acudir a profesionales de los negocios que analicen tu situación, elaboren un diagnóstico y te ofrezcan soluciones. A veces, ante una mala racha profesional, la solución no es echar el cierre, sino corregir errores e iniciar un camino diferente.

Sea cual sea el refrán con el que te sientas identificado, DONWORRI tiene una solución para tu negocio. Te escuchamos.