¿Eres de los que piensan que una página web es algo innecesario y que ya no está de moda? ¡Error! En estos cinco puntos descubrirás que una web no es un lujo, sino una necesidad.

 

 

1. Si no tienes web, no existes.

Imagina que estás tomando algo en una cafetería y quieres renovar tu cocina. Coges tu móvil y buscas en google. Tus opciones se reducen a las que aparecen en las 2 primeras páginas de resultados. Si vendes cocinas y tu web no está ahí, sencillamente no existes, y tu potencial cliente se irá a la competencia.

 

2. Fanpage versus web.

Una web bien diseñada, atractiva a la vista, que sea funcional y accesible resulta tremendamente útil. Es la herramienta indispensable para que te conozca quien aún no sabe de tu negocio, para que te encuentre quien busca lo que tu empresa le ofrece o para que, quien ha oído hablar de tu marca se asome y acabe de decidirse por ella o por la competencia. Bien al contrario de lo que suele creerse, una Fanpage en Facebook no es lo mismo que una web ni puede sustituirla. La Fanpage está destinada a que tus ya clientes o socios busquen información puntual, fotos, eventos, horarios de actividades, etc. Es decir, la web atrae futuros clientes y está abierta a todo el mundo; mientras que la Fanpage está destinada a los clientes actuales. Por lo tanto, el ámbito de difusión de los contenidos se reduce al público que le ha dado un «Me gusta» a esa página.

3. Información fácil de encontrar.

Una web bien diseñada tiene la información seleccionada y bien estructurada. Para el cibernauta es fácil encontrar lo que busca: qué hace la empresa y cómo lo hace, dónde está, horarios de apertura, etc. La información general sobre el negocio se ofrece de forma clara y separada en apartados fácilmente accesibles. Por contra, en la Fanpage se va publicando información puntual casi todos los días (por ejemplo, eventos, fotos, cambios en horarios temporales y otras novedades). Estas publicaciones van desapareciendo de la vista del usuario conforme se generan otras nuevas, quedando a la cola de la página, y es muy engorroso buscar lo que deseamos entre las publicaciones antiguas.

 

4. La web vende por tí.

Como su propio nombre indica, la Fanpage es una página para los «fans». Es un escaparate en el que todos los días tienes que cambiar la ropa de los maniquíes si quieres que las personas que pasan por tu calle se paren a mirar. La web no se limita «a una calle». Es como tener a un comercial contratado las 24 horas, convenciendo a todo el mundo -a lo largo y ancho del globo-, con la mejor de sus sonrisas, de que tus productos o servicios son los mejores. La web es la principal herramienta de Marketing on-line de la empresa. Por eso es tan importante la desarrollen auténticos profesionales.

 

5. ¡Ojo a quién le hablas!

Equivocar el target (público objetivo) puede arruinar nuestro negocio, al igual que un mensaje mal estructurado o una mala imagen de nuestra empresa. No se trata simplemente de subir unos contenidos a un espacio en Internet. La web es la principal herramienta de Marketing on-line de la empresa. Por eso es tan importante la desarrollen auténticos profesionales.

Ten en cuenta que tu web es tu imagen exterior:

-Si es mala, tu negocio tendrá mala imagen

-Si no la tienes, no existes

-Si te la hicieron hace tiempo pero no la usas… es muy probable que esa web siga en la red y que los usuarios la encuentren. Que no la «uses», no quiere decir que tus potenciales clientes no lo hagan.