Emprender un negocio no es fácil, pero no podemos achacar un mal resultado a factores externos. Hay pequeños detalles a los que no suele darse importancia que pueden llevar a una mala gestión de la empresa; errores graves que se comenten por desconocimiento, dejadez o incluso tradición.

  1. Correo personal como correo de empresa. Además de que no tener un correo corporativo resulta poco profesional, utilizar nuestro correo personal para fines administrativos o comerciales puede traernos algunos quebraderos de cabeza e incluso problemas legales. Por un lado estamos manejando de manera personal una información que pertenece a la empresa, así como datos personales de terceros, lo que constituye una irregularidad en cuanto a la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos) e incluso puede derivar en sanciones. Por otra parte, si perdemos la conexión contractual o empresarial con dicha compañía, nos seguirán llegando correos electrónicos que ya no deberíamos recibir.
  2. Exceso de confianza. El hecho de que hasta ahora nos haya ido bien, no significa que no puedan venir “vacas flacas”. El mercado cambia constantemente, nacen nuevas tecnologías y crece la competencia. Si no nos adaptamos a tiempo al entorno y nos enfrascamos en la creencia de que “a mí me va bien así”, en cualquier momento podemos encontrarnos con una desagradable sorpresa. Hay que estar alerta y tener presente que siempre se puede mejorar.Marketing-Cádiz-Donworri
  3. El trueque como moneda de cambio. Cambiar productos o servicios por favores personales es algo más común de lo que parece. Muchos autónomos y Pymes funcionan de esta manera porque piensan que así ahorran costes. Eso es un gran error. En algún caso, tendremos un amigo que sea un auténtico profesional en los servicios que necesitamos y que velará por nuestra satisfacción como cliente. Pero, en la mayoría de los casos, encargamos trabajos a “amigos” porque tenemos un “compromiso” con ellos. Este supuesto compromiso personal puede hacer mucho daño a nuestra empresa. El objetivo de una empresa es obtener beneficios. Si dejo mi empresa en manos de un conocido que no sabe muy bien lo que hace “por compromiso”, por gastar menos o por ser un cliente al que doy mis productos o servicios a cambio de los suyos, mi negocio está condenado al fracaso. Contratando buenos profesionales, no gastas más: INVIERTES en buenos resultados.
  4. Falta de Imagen de Marca. Son muchas las Pymes que toman como nombre comercial el propio del autónomo. Esto es muy común en las sociedades familiares. Llamarse “Hermanos …” o “Hijos de..” (o incluso “Viuda de…”) no sólo está anticuado sino que presenta un problema importante: Quien no nos conoce, no sabe qué hacemos ni puede imaginarlo. Nuestra empresa puede ser un distribuidor de bebidas, un taller mecánico o una pescadería… No existe diferencia en la mente del potencial cliente. Y eso es tremendamente peligroso. Si el cliente no nos identifica, lo que hace imposible que nos tome como referencia, eso repercutirá negativamente en las ventas.
  5. Presencia en Internet nula o negativa. Gran parte de las Pymes consideran que un sitio web no es necesario, que no sirve. Otras tienen una página web que un “amigo” les hizo hace tiempo gratis, que es feísima, no responsive (no se adapta a los móviles), visualmente y tecnológicamente desactualizada, tiene mucho texto, no refleja lo que es la empresa realmente y, además, la empresa no dispone de las claves para poder modificarla o subir contenidos (en ocasiones ni siquiera dispone del dominio y el hosting a su nombre) y el “amigo” que la hizo está en paradero desconocido o ya no es tan amigo y le cobra un pellizco por cada mínimo cambio. Ante este panorama, hay empresarios que responden “no importa, yo no la uso”. Esta afirmación es para echarse las manos a la cabeza. La web no es para que la use la empresa. Quien la usa es el potencial cliente. Si nos busca en internet y no nos encuentra, no existimos. Si encuentra una web como la que acabamos de describir, tendremos una imagen negativa muy difícil de eliminar de su mente. En ambos casos, estaremos perdiendo clientes. Y qué decir de crear nuestra fanpage en facebook como página personal, haciendo que la gente le de a “Añadir como amigo” en lugar de darle a “Me gusta”… eso casi peor, en cuanto a imagen y funcionalidad, que poner nuestro correo personal al servicio de la empresa.

Hemos resumido en 5 algunos de los errores más comunes que suelen cometer las Pymes, a veces, sin saberlo siquiera. Pero no te preocupes, que no estás solo antes el peligro en tu aventura empresarial. Donworri.com te ayuda diciéndote cómo evitar todos esos pequeños errores y te guía por el buen camino hacia el éxito.

Marketing-Cádiz-Donworri

 

Compartir da la felicidad 🙂